El verano II

Hace un año resumí en 17 líneas (las ideales según todas las teorías sobre resúmenes) mi verano de 2012. A ver este para cuántas da.

El verano II

de poner la alarma a las 4:50.

de la semana solo en Essex.

de cambiar Ailobiu por Blue Tit

de preguntarse el motivo de que la palabra verano exista en inglés.

del viaje exprés a Madrid con piscina, arroz amarillo, boda y gazpacho en el Retiro incluidos.

de escuchar en directo, en Hyde Park, Waterloo Sunset de The Kinks.

de buscar piso en Londres.

de disfrutar del calor seco a lo Madrid.

de patear Bethnal Green, Balham, Acton Central, Neasden, Brondesbury, Manor House o Arsenal.

de darme cuenta de que el tamaño de Londres se describiría mejor con un grito muy largo, no con una cifra. 

de hacer honor al verde de Villaverde empezando a vivir en a Harringay Green Lanes.

de lo que vino después del CLS.

de pasar del vencejo que no puede volar en el salón al perro que no puede parar de ladrar en el jardín de al lado.

de las semanas de 6 días trabajando en Gunnersbury y de descanso en domingo, como Dios

de disfrutar y acercarme a lo que viene.

de echar de menos y alejarme de lo que pasó. 

 (y del segundo resumen de verano en  17 líneas).

Anuncios

Cambiar

La gente no cambia dice House.

No coincido con él, yo pienso que sí. Pero, en la mayoría de los casos, la gente cambia sin querer, dejándose llevar por los efectos del entorno. Casi nunca modificamos nuestra forma de ser a propósito. Quizá porque no sabemos cómo queremos ser, o ignoramos la técnica o, si la sabemos, tenemos miedo a dar el paso, ya que el paso supone, inexorablemente, vivir nuevas y desconocidas experiencias.

Hasta aquí el cuarto y mitad de filosofía extrarradial (vivo en Villaverde) de hoy. Ahora voy al tema.

Ayer se nos ocurrió a Belén, psicóloga como yo, Mayra, periodista que lleva la web de Ticpymes y a mí, una idea basada en el cambio (aunque es algo que ya está inventado). Se trata de formar un grupo de personas interesadas en cambiar conocimientos a través de talleres prácticos organizados por nosotros mismos.  Será gratis, divertido e interesante. Además, no sólo intercambiaremos lo que tenemos en el coco, sino que, con un poco de suerte, nos cambiaremos a nosotros mismos -a mejor- y pondremos un granito de arena para cambiar la sociedad que, en estado constante de crisis ética y financiera, necesita iniciativas nuevas, creativas, estimulantes y gratuitas.

Los temas de los talleres podrían ser muy variados: sexo, literatura, gastronomía, música, fotografía, baile, pintura, fisioterapia, interculturalidad, informática, periodismo, psicología, teatro, idiomas, drogas, jardinería, nuevas tecnologías, ocio y tiempo libre o derecho.

En los próximos días me pondré en contacto con la gente que conozco para que me digáis si os apetece recibir o impartir formación sobre algún tema. A los que no os conozco y estáis interesados, podéis enviarme un mail a hectormd@gmail.com.

Por otro lado, no sabemos cómo se llamará este proyecto. Estamos abiertos a sugerencias. Algunos de los nombres que salieron ayer fueron estos, todos acompañados de la frase Intercambio de ideas:

  • Sinapsis
  • Culturize – me
  • Tallereando

Os animo a escribir vuestra propuesta en los comentarios y luego decidimos entre todos.