Enviar empanadillas a Londres #melotiro

Mi chica, Queitiber, se marchaba a Londres hace unos días. Estando ella en la puerta de embarque del aeropuerto y yo en nuestra casa, me llama porque se le ha olvidado coger unas obleas que tenía pensado dárselas a su hermana para preparar empanadillas de tomate, huevo y bonito. Las instrucciones que transmite son claras: envíame las obleas por correo, en un paquete, para que lleguen antes de que vuelva a España y poder hacerlas y disfrutar de ellas con mi hermana.

 

Empiezo a preguntarme: ¿dónde están las obleas? ¿las meto e una caja? ¿dónde está la oficina de correos? ¿cuál es el horario? ¿cuánto cuesta enviar un paquete a Londres? ¿tendrá que ser un envío urgente? ¿cuál es la dirección? En fin, que en agosto, con el típico calor que a los españoles nos impide trabajar y ocuparnos de cosas más complejas que comer, dormir y decidir terraza para tomar algo, esta tarea se me hacía tan difícil de realizar como cuando Gandalf  le dice a Frodo que tiene que destruir el anillo. Eso es, Katie disfraza de Gandalf me mira a los ojos fijamente y me ordena con voz ronca: “parte, Héctor, envíame las empanadillas” y yo respondo: “¡Sí, lo haré!”. Como dice Berto:

 

Porque te quiero nena y tienes que saber que si algo te gusta, a mí también.

 

Así que no se hable más: enviar empanadillas a Londres #melotiro

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s