Cuando eres viejo

Cuando eres viejo, hay pocas cosas en las que pensar. El cuerpo resiste como un ordenador antiguo y la cabeza aguanta con un software que hace tiempo quedó obsoleto. Saber que los años venideros serán, sin duda alguna, menos que los vividos, hacen del final de todo un futuro al que es posible apuntar directamente con el dedo. Quieres huir del lugar señalado, pero a la vez eres consciente que ese deseo es inalcanzable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s