Tiempos difíciles

Difíciles porque las penas son tan personales que no se comparten, sólo se tienen. Difíciles porque los problemas van a medida. ¿Cómo te aprietan los zapatos? Con cariño, sólo para ti.

Cada uno se gana sus desgracias, con esfuerzo las construye, huyendo, una y otra vez, a la boca del lobo, donde hallamos el refugio de los miedos conocidos.

Desde la garganta lanzamos un mensaje de socorro, con el noble deseo de que nadie lo reciba. La soledad guía nuestra ambición, desaparecer es la meta y dormir cien años… se intuye acogedor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s