Érase una vez…

Sinapsis

Por Belén Martínez Avidad, coordinadora de los Talleres Sinapsis.

Erase una vez, un aula mágica  con paredes invisibles desde la que se podía ver el cielo, escuchar el viento y percibir la suave fragancia de la hierba que yacía a nuestro alrededor. Este aula recibía el nombre de Sinapsis.
El   profesor,  un gusanillo muy listo que había terminando dando clases en este maravilloso lugar, compartía la afición de tocar la guitarra con la de escribir relatos. Hoy la clase, la cuarta en Sinapsis,  iba de esta segunda afición.
Ocho participantes se presentaron  decididos a sumergirse en la tierra de las letras y en el mundo de la imaginación. Pero pronto descubrieron que las canciones, los videoclips e incluso las fotos nos cuentan su  propia historia.  No sólo hay un tema y un enfoque sino que  cada uno pone en ellas sus sentimientos y pensamientos.
Uno de los ocho participantes, una guapa modelo americana, opinaba sobre un post de Automatics:
Anoche a las 10 quedé con mi chico para hablar por internet
5 minutos antes sentí la necesidad de correr al baño a lavarme los dientes
La modelo explicaba que el texto le trasmitía inseguridad  y enamoramiento. Sin embargo, otro de los asistentes, un cultivador de marihuana hippie, comentaba que a él le sugería infidelidad y desconfianza.
Además, este cultivador, opinaba sobre una foto de Sandra en la aparecía un reloj y una estación de ferrocarril. Decía que le sugería soledad y  la idea del cielo y del infierno.  No obstante, a Olivia (la de Popeye) le parecía que la foto hacía referencia al  paso del tiempo, a las oportunidades que pasan  en la vida, concibiendo  los trenes como un símbolo de esta idea.
(incluir foto de  Sandra aquí, haciendo referencia a su autor)
Hemingway nos decía en su decálogo del buen escritor: mézclate estrechamente con la vida. Si no tenemos experiencias no tenemos la posibilidad de escribirlas. (meter el decálogo)
Más tarde, el profesor  apareció con una  bolsa llena de juegos con los  que dar rienda suelta a la fantasía. Otro de los participantes, Hugh Grant, pintaba dibujos inexplicables. Una aladina con trenzas imitaba gestos divertidos y alocados para enseñar al  resto  personajes fantásticos y un bohemio escritor explicaba palabras en clave.  En este aula mágica, todo el mundo reía, imaginaba y participaba.
Y llegó el momento cumbre,  el profesor abrió el cofre de los ingredientes (los personajes, los lugares, los pensamientos, objetos…) y de las técnicas literarias (la cuarta pared, deus sex machina, poner más) y creamos  dos grandes historias, la de Jacinto  y la  de Tomás Turbado.  En ellas había amores, espionaje, persecuciones de coches, bailarines, identidades desconocidas y descubrimos gracias al gusanillo las diferentes partes de una historia, la importancia de los ingredientes y los recursos literarios más utilizados en los relatos.
La tarde acabó y todos nos fuimos  felices y comimos perdices.

Uno de los equipos ordena los ingredientes para crear su historia.
Uno de los equipos ordena los ingredientes para crear su historia.

…un aula mágica  con paredes invisibles desde la que se podía ver el cielo, escuchar el viento y percibir la suave fragancia de la hierba que yacía a nuestro alrededor. Este aula recibía el nombre de Sinapsis.

El   profesor,  un gusanillo muy listo que había terminando dando clases en este maravilloso lugar, compartía la afición de tocar la guitarra con la de escribir relatos. Hoy la clase, la cuarta en Sinapsis,  iba de esta segunda afición.

Ocho participantes se presentaron  decididos a sumergirse en la tierra de las letras y en el mundo de la imaginación. Pero pronto descubrieron que las canciones, los videoclips e incluso las fotos nos cuentan su  propia historia.  No sólo hay un tema y un enfoque sino que  cada uno pone en ellas sus sentimientos y pensamientos.

Uno de los ocho participantes, una guapa modelo americana, opinaba sobre un post de Automatics:

anoche a las 10 quedé con mi chico para hablar por internet

5 minutos antes sentí la necesidad de correr al baño a lavarme los dientes

La modelo explicaba que el texto le trasmitía inseguridad y enamoramiento. Sin embargo, otro de los asistentes, un cultivador de marihuana hippie, comentaba que a él le sugería infidelidad y desconfianza.

Berlín 003
Berlín 003

Además, el cultivador, opinaba sobre esta foto de Sandra en la aparece un reloj y una estación de ferrocarril. Decía que le sugería soledad y la idea del cielo y del infierno. No obstante, a Olivia (la de Popeye), le parecía que la foto hacía referencia al  paso del tiempo, a las oportunidades que pasan  en la vida, concibiendo los trenes como un símbolo de esta idea.

Hemingway pasó por allí y nos dejó las normas de su decálogo del buen escritor. Una de ellas dice así: mézclate estrechamente con la vida. Si no tenemos experiencias no tenemos la posibilidad de escribirlas.

Más tarde, el profesor  apareció con una  bolsa llena de juegos con los  que dar rienda suelta a la fantasía. Otro de los participantes, Hugh Grant, pintaba dibujos inexplicables. Una aladina con trenzas imitaba gestos divertidos y alocados para enseñar al  resto  personajes fantásticos y un bohemio escritor explicaba palabras en clave.  En este aula mágica, todo el mundo reía, imaginaba y participaba.

Y llegó el momento cumbre,  el profesor abrió el cofre de los ingredientes (los personajes, los lugares, los pensamientos, objetos…) y de las técnicas literarias (romper la cuarta pared, deus ex machina, metaficción, giro de guién, flashback, etc.) y creamos  dos grandes historias, la de Jacinto  y la  de Tomás Turbado.  En ellas había amores, espionaje, persecuciones de coches, bailarines, identidades desconocidas y descubrimos gracias al gusanillo las diferentes partes de una historia, la importancia de los ingredientes y los recursos literarios más utilizados en los relatos.

La tarde acabó y todos nos fuimos  felices y comimos perdices.

Álbum de fotos
Álbum de fotos


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s