Mantequilla sensual

M. C. Escher (1898 - 1972)
M. C. Escher (1898 - 1972)

Mirando hacia abajo, desde un punto de vista demagógico, la sensación que produce es comparable a la versatilidad de un arma acuática. Es decir, no emerge el juicio: aquello por lo que tanto luchó el conocido abogado castellano, justo unos meses antes de controlar el temporal. Acabó su particular cruzada, concretamente, el día que decidió no construir el molino de trigo y se dejó llevar por la harina hacia un lugar repleto de placas solares, con la intención de practicar la pesca de altura.

El caballo no pudo convencerle de la psicología matriarcal. Aquella por la que debía partir -en lugar de quedarse- y comenzar a cortar rebanadas, verbo que su compañera empleaba para calificar cualquier intento por parte del mamífero de entrar en la Real Academia de la Lengua, una extraña obsesión al alcance de multitud de golosos.

En realidad, ninguno de los dos pretendía averiguar la verdad. Por eso, celebraron una clasificación de objetos automovilísticos muy similar al gas y se olvidaron del tema.

corrector


Anuncios

2 comentarios en “Mantequilla sensual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s