Generación 80®

Nos guste o no, somos jóvenes. Somos tan jóvenes que en algunos estudios sobre la juventud como los que lleva a cabo el Injuve, nos incluyen en un amplísimo grupo junto con los críos de 15 años. Eso sí, en ciertas secciones aparecemos en el subgrupo de 25 a 29, etiquetados como jóvenes-adultos. Me imagino que a partir de los 30 ya seremos adultos-adultos, esos que tienen casa, hipoteca, pareja estable, trabajo estable y están a punto de pasar a la siguiente etapa de la vida en la que serán adultos-adultos-padres y se comprarán un monovolumen.

¿Cuántos jóvenes-adultos hay es España? Según el informe, titulado Juventud en España 2008, hay 3.736.671, lo que representa un 8,2% del total de la población (45.200.737). Somos los llamados hijos de la democracia, un nombre que no me acaba de convencer porque:

1. Parece que toda España se puso a copular la misma noche del 6 de diciembre de 1978.

2. Bastante tenemos con ser hijos de nuestros padres como para serlo también de una doctrina política y que la tutela del régimen pese sobre nuestras espaldas toda la vida.

3. Desde un punto de vista psicoanalítico, si somos hijos de la Democracia, ¿quién es el padre? ¿Franco? ¿El Rey? ¿Adolfo Suárez? Si fuese Franco, tendríamos resuelta la primera fase del complejo de Edipo y ahora deberíamos acostarnos con la Democracia. Desafortunadamente, ni siquiera es una diosa del Olimpo, es sólo un concepto. ¿Habrá que usar condón?

Por estas razones, propongo una denominación diferente para los engendrados en torno a 1980: La Generación 80®. El problema es que para ser dignos de un nombre en cursiva y registrado, además de haber nacido alrededor del mismo año y de haber compartido momentos muy dolorosos por culpa del extraño ciclo vital de los gnomos, deberíamos haber vivido grandes acontecimientos históricos y ser capaces de cambiar algo.

Echad un ojo a la cantidad de sucesos que no hemos vivido (quien crea que sí, que se fije en el objeto que contiene la imagen del recuerdo y descubrirá que es una tele): la guerra de las Malvinas, la identificación del virus del SIDA, el nombramiento de Mijaíl Gorbachov como secretario del PCUS, la puesta en marcha de la MIR, el accidente nuclear de Chernóbil y del Challenger, el comienzo de la Intifada, la caída del muro de Berlín, la liberación de Nelson Mandela, la guerra de la antigua Yugoslavia y la del Golfo Pérsico, la muerte de Camarón, el derrumbamiento de la URSS, la clonación de la oveja Dolly, el arresto de Pinochet, Bill Clinton y Monika Lewinsky, la crisis argentina, el mandato de Bush, el 11S, el tsunami que devastó el sureste asiático, la muerte de Juan Pablo II y Milosevic, la elección de Obama…

Es cierto que la mayoría de estos hechos han ocurrido fuera de España. En nuestro país hemos estado muy involucrados en otros acontecimientos como el atentado del 11M o las manifestaciones en contra del asesinato de Miguel Ángel Blanco -por poner dos ejemplos- pero creo que pocos nos han implicado exclusivamente a nosotros como generación. Internet y el uso de las nuevas tecnologías podría ser uno ellos, aunque igualmente afecta al resto de la sociedad.

El informe del Injuve también analiza cuáles son los temas más importantes para la gente de entre 25 y 29 años. Los resultados de las encuestas indican que son los siguientes (por orden de prioridad):

1. Salud
2. Familia
3. Trabajo
4. Amistad
5. Ganar dinero
6.  Sexualidad
7.  Tiempo libre
8.  Estudios
9.  Aspecto físico
10. Religión
11. Política

Está claro que estos aspectos de la vida son importantes, pero ¿por qué los tres primeros parecen sacados del cuaderno azul de Aznar? ¿Dónde quedó aquello de sexo, drogas y rock&roll? ¿Dónde está esto?:

johnny

De momento, parece ser que en ninguna parte.

Anuncios

5 comentarios en “Generación 80®

  1. “Deberíamos haber vivido grandes acontecimientos históricos y ser capaces de cambiar algo”,

    Un error político habitual es subestimar el poder de los movimientos de opinión pública. Las opiniones son más poderosas que los ejércitos. Si además se fundan en la verdad y la justicia, terminarán por imponerse a los tanques.

    Ahí está el precedente de la guerra de Irak, y tantos otros a lo largo de los siglos XIX y XX.

  2. Qué duro el final de David, no me acordaba… snif.
    Quizás nuestro sino sea vivir acontecimientos importantes en la edad adulta, o quizás nuestro sino sea no vivir ningún acontecimiento verdaderamente relevante en la vida. Quién sabe…

  3. Me resisto a dar credibilidad al informe del Injuver,qué como bien dices parece sacado del cuaderno azul de Aznar.
    Aunque no pertenezco a vuestra generación(sinceramente en la mía se fomentaba una mayor apertura mental)convivo a diario con gente de la vuestra y presumo de contar entre ella con grandes amigos (me encanta eso de romper las barreras generacionales) ,la imagen que percibo de ellos no es ni por asomo la que describe el informe.
    Quizá yo he topado con la crème de la crème.
    No se…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s